En Curiosidades

¿Alguna vez te has planteado probar platos de casquería de cordero? Entendemos que tengas tus dudas, pero si lo haces, seguramente descubras lo que te has estado perdiendo durante todo este tiempo.

Desde nuestra empresa especializada en la producción y comercialización de tripa natural, queremos explicarte los platos de casquería de cordero más famosos y que seguro no te dejarán indiferente. Además, puedes conseguirlos muy fácilmente en cualquier casquería y cada vez más restaurantes los tienen en sus cartas.

Madejas

Las madejas son muy populares especialmente en Aragón. Se elaboran con las tripas naturales o intestinos del cordero. Para conseguir el mejor sabor, es imprescindible que se limpien a fondo antes de ser cocinadas.

Una vez limpias, se cuecen con agua sazonada. Se pueden cocinar tanto fritas como al horno. Su manera de elaborarlas es cortando el estómago en trozos para posteriormente enrollar el intestino delgado sobre dichos trozos. Si se hacen al horno, se complementa con una picada de perejil y ajo con la que se untan.

Callos de cordero

Llegamos a otro plato muy típico en Madrid, muy disfrutado especialmente durante las épocas invernales. Estamos hablando de los callos de cordero, quizá el más conocido y ‘aceptado’ de los platos de casquería de cordero.

Los callos son pedazos del estómago del cordero guisados. Lo más común es servirlo en una fuente acompañados de embutidos como el chorizo, la morcilla o también el jamón. Todo un clásico de los meses más fríos.

La verdad es que, junto a otros platos populares de Madrid como es el cocido, es muy común ver los callos en las cartas y menús de todo tipo de bares y restaurantes, desde los más castizos y tradicionales a otros que han sabido aprovechar el tirón de los platos más típicos para crear una nueva cocina.

Entresijos y gallinejas

Y, finalmente, llegamos a otros de los platos de casquería de cordero más típicos que viven sus días de gloria especialmente durante las fiestas de San Isidro, el patrón de Madrid. Nos referimos a los entresijos y las gallinejas de cordero.

Estas últimas se componen del intestino del cordero y el mesenterio, que es el otro gran protagonista de este apartado: el entresijo. Una vez limpios, se cocinan fritos y se sirven en una fuente para hacer las delicias de todos los comensales.

Así que si quieres dar un paso más en materia gastronómica e innovar con el producto más tradicional, sin duda tienes que probar uno de estos suculentos platos de casquería de cordero que, si bien todavía pueden generarte tus dudas, te aseguramos que querrás repetir muy pronto.

Si te ha resultado interesante este artículo, no te puedes perder los siguientes:

Entradas Recientes

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar